9/9/07

REBELIÓN Y GENOCIDIO DEL PUEBLO MAYA EN GUATEMALA

La historia de Guatemala resume la rebelión y genocidio del pueblo Maya y sectores oprimidos contra la invasión española (que da inicio en 1524) y recorre toda la época republicana enfrentando a terratenientes y burgueses.
Sublevaciones indígenas muy significativas son las dirigidas por líderes mayas como Manuel Tot, salvajemente torturado y asesinado por los españoles en 1815; las de Atanasio Azul y Lucas Aguilar en Totonicapán en 1820. Lucha de clases y de culturas, aprovechadas por los criollos, convertidos luego de la independencia, en terratenientes.

En 1871 el gobierno liberal-burgués, crea extensas fincas para el cultivo y exportación del café, despojando de sus tierras a las comunidades indígenas.
En 1944, sectores populares urbanos y campesinos empobrecidos, profesionales, estudiantes y elementos democráticos junto a oficiales progresistas del ejército, organizan un gran levantamiento para derrocar la dictadura de Ubico, ante la explotación desmedida y la opresión.
En 1954 se produce la intervención del imperialismo norteamericano para evitar transformaciones democráticas, reprime a comunidades campesinas e indígenas Mayas, maestros, estudiantes y líderes revolucionarios. En 1960, obreros, estudiantes, maestros, organizaciones campesinas y sectores progresistas del ejército dan inicio a la lucha armada revolucionaria, empezando por el derrocamiento de la dictadura de Idígoras Fuentes. Este primer intento de lucha armada es desarticulado, pero en la década del 70 da origen a la guerra popular con la incorporación de comunidades mayas de los departamentos de las Verapaces, El Petén, El Quiché, Huehuetenango, San Marcos, Quetzaltenango, Sololá y Chimaltenango. En 1977 se da la gran marcha de los mineros de Ixtahuacán - Huetenango y de los trabajadores del Ingenio Pantaleón. En 1978 se organiza el Comité de Unidad Campesina; se fortalece el Comité Nacional de Unidad sindical y surge el Frente Democrático contra la Represión.
En 1979, se produce el asesinato de indígenas, ancianos, niños y violación de mujeres; queman viviendas y cosechas, en regiones mayas seleccionadas por el ejército, siendo víctimas de esta masacre, el 80 % de las comunidades del Pueblo Maya.
En 1980 se produce la toma de la Embajada de España por los campesinos del Quiché y la huelga en las fincas de la costa sur.
Luego de la firma de los Acuerdos de Paz de 1996, la esperanza de los pueblos guatemaltecos crece en organización y lucha y en su afán de acabar con la explotación, la opresión y las masacres como el único camino para su liberación.