25/10/09

LOS HIJOS DEL MAÍZ REVIVEN SU PASADO BRIBRIS DE SALITRE BUENOS AIRES

Tomado de Diario Extra Edición miércoles 21 de Octubre del 2009
Betania Artavia bartavia@diarioextra.com

Los Bribrís, según sus leyendas fueron creados de un grano de maíz por Sibu, que cubrió esta dimensión con Namaita Iriría la niña tierra, para hacer un suelo fértil y donde depositar las semillas, por ello se consideran los hijos del maíz, que han conservado sus tradiciones, su fe y costumbres por siglos.
Los bríbris costarricenses viven en las montañas de Talamanca, al sur del país, distribuidos en tribus, algunos como los liderados por la familia Elizondo Ortiz decidieron aprovechar sus conocimientos para compartirlos con los visitantes que en gran medida llegan a la zona.
Muchos atraídos por su rica lengua nativa, la cual han mantenido en forma oral, y hasta ahora la han comenzando a escribir para compartirla con estudiantes de lingüística de la Universidad Nacional. También a ellos han mostrado sus matemáticas, que son muy particulares, ya que cuentan las cosas según su forma, si es redondo, alargado o cuadrado, ese es precisamente uno de los problemas para los niños Bribrís al estudiar matemáticas en la escuela de los blancos.

Según explicó don Guillermo Elizondo, coordinador de la Asociación Bríbri en Salitre, ellos se han unido para conservar sus tradiciones y darlas a conocer, por ello, están levantando varias cabañas para atender turistas, que hasta ahora se hospedaban en las mismas casas de los indígenas.
Las mujeres de la comunidad se han unido y cuentan con una asociación para la elaboración de artesanías, muchas en yute, un hilo extraído de la planta de yute, también en madera y algunos jícaros. Todo pintado con atractivos y alegres colores, porque para ellos el color es muy importante.
“SI SABE MOLER SE PUEDE CASAR”
Según la tradición Bríbri la muchacha que quiere casarse, primero debe aprender a moler maíz en piedra, para ello primero el grano se deja en agua reposando un día, para que suavice.
Lo ideal es que cada familia tenga su propia piedra, pero también cuentan con una comunal a la orilla de la quebrada y es que es fundamental para alimentar a los niños, que desde los 8 días sorben una mezcla de maíz majado con banano dulce, en un guacal, así la madre le enseña a comer.
Para los bríbris llevar la una piedra para moler se convierte en una gran fiesta, una vez que la nueva familia la encontró en el río, se reúnen varios varones y mujeres de la comunidad para ir a traerla.
Entre varios varones la alzan, mientras las mujeres ayudan con cuerdas a sostenerlas de los árboles para evitar que se vaya a caer y golpear a alguien, otras van repartiendo chicha.
Pero también los varones deben pasar una prueba si desean contraer matrimonio, ellos deben demostrar que pueden casar con arco y flecha para poder alimentar su familia, explicó don Zacarías Elizondo, quien tiene 46 años en la reserva.
NIÑOS NACEN A LA PAR DEL RÍO PARA PURIFICARLOS
La medicina indígena se basa en las plantas y la fe en los Awa o chamanes que según la costumbre, recibieron sus conocimientos de Sibú, por eso los Awa que quedan viven en lo más profundo de la montaña.
Ellos son los encargados de realizar el rito de purificación a los niños recién nacidos y a la madre, ya que consideran que la madre al dar a luz se convierte en un ser impuro, por ello, tienen un lugar especial cerca del río para que las mujeres den a luz.
Luego de ser atendidas por la partera, llega el Awa que realiza el ritual de purificación que consiste en bañarlo 4 noches con agua de hierbas hervidas, la última noche la madre se lava los dedos con esa agua. En ese mismo lugar las abuelas maternas curan a los recién nacidos de quebrantamiento al calentarlos con el humo de una mezcla de guarumo y helecho.
CONSTRUYEN PROYECTO PARA TURISTAS
Este grupo Bríbri que busca rescatar y compartir tradiciones está desarrollando un proyecto turístico, denominado Bribripa, cuentan con un tour que va de una hora en adelante según el tiempo del que disponga el visitante, y le hacen un recorrido por diferentes representaciones de sus tradiciones, que culmina con una clase de lengua bríbri y una comida tradicional.
Están construyendo tres ranchos para visitantes, que contarán cada uno con baño, servicio sanitario, y 3 aposentos, además están construyendo una casa para las mujeres artesanas donde puedan mostrar la forma en que elaboran sus obras y venderlas, así como un templo sagrado denominado Usule, es un rancho cónico donde solo los Awapas o médicos superiores y caciques pueden vivir.
Este Usule servirá para mostrar a los visitantes la parte sagrada de sus tradiciones, la creencia en la división de dimensiones desde donde está Sibu hasta la zona del mal, a través del Nopactu o universo de 8 niveles. Para ellos no hay norte ni sur, solo cañac por donde sale el sol y uñac por donde se mete, y es por ahí por donde van las almas cuando la persona muere.
Si usted desea conocer más sobre ellos o visitarlos puede llamarlos al número 8340-8362 o al correo electrónico bribrika@hotmail.com.