3/8/10

Descubren cementerio indígena en medio de un residencial en Tres Ríos

Tomado de ElPaís.cr
Edición 21/07/2010
San José, (EFE).- Arqueólogos costarricenses anunciaron hoy que descubrieron un cementerio indígena, con 32 tumbas y restos óseos de 26 individuos, ubicado en medio de una zona residencial apenas a 10 kilómetros al este de San José.
La arqueóloga encargada de las excavaciones, Maritza Gutiérrez, explicó en rueda de prensa que se calcula que los restos datan de entre el año 1.000 al 1.200 d.C., pero que lo más llamativo del hallazgo es la forma única en que fueron construidas las tumbas y la gran cantidad de ofrendas funerarias en su interior.
Tras dos meses de excavaciones en el lote privado de 400 metros cuadrados, propiedad de una ciudadana belga, los expertos del Museo Nacional de Costa Rica han encontrado 98 piezas de cerámica y piedra que fueron enterradas junto a los huesos de niños, adolescentes, adultos y ancianos.
Además, el cementerio es un ejemplo de una forma particular de enterramiento que consistiría en dejar los cuerpos al sol hasta que la carne se descomponía por completo, y luego tomar los huesos ya limpios, desarticularlos y colocarlos en cajones de piedra.

De acuerdo con Gutiérrez, esta era una práctica común en la época, aunque aún no está claro a qué creencia respondía este tipo particular de enterramiento.
La arqueóloga añadió que han encontrado sobre todo huesos largos de las extremidades, así como cinco cráneos, pues posiblemente los huesos pequeños fueron comidos por animales salvajes durante los meses en que los cuerpos eran dejados al sol para secarlos.
Otra de las particularidades del complejo funerario, rodeado de viviendas, es el detallado trabajo de las piedras que conforman las fosas, pues el 90 por ciento de ellas presenta un fino tallado para aplanarlas y poderlas acomodar al tamaño y forma de las tumbas.
Además, los huesos están dispuestos hasta en cinco niveles o capas, junto con las ofrendas que acompañaban al difunto.
Gutiérrez apuntó que han desenterrado piezas grandes de cerámica como vasijas y ollas con decoración zoomorfa y antropomorfa, que muestra rasgos particulares de los indígenas al representarlos como "achinados pero de boca prominente".
"Estamos ante un grupo importante ubicado en una zona de paso, que tenía contacto e integración con otros, es clara la existencia de comercio y trueque", apuntó.
Las excavaciones continuarán por al menos dos semanas más antes de enviar el material extraído a Florida (EE.UU.), donde se realizarán las pruebas de laboratorio que permitirán obtener información más exacta sobre el origen y el modo de vida de estos indígenas.