28/11/09

VISITANTES A TALAMANCA QUEDAN HECHIZADOS Por los paisajes, cultura bríbri y leyendas

Ibe skena (Cómo está usted en lengua bríbri)
La imponente montaña daba la bienvenida, mientras Antonio Hernández, nativo de la zona de Bríbri se volteaba y miraba con un gesto de aprobación, él conducía la panga corriente arriba por el río Yorkin.
El sitio es mágico, no hace falta celular, portátiles, ni mp3, la vista panorámica invita a la relajación, la meditación y el descanso, la naturaleza te abraza y te acurruca, sientes una presencia divina en el ambiente.
La canoa se deslizaba suavemente, la corriente emitía una música singular con la que Antonio se sentía a gusto con su oficio de gondolero, desde que tiene memoria ha navegado estas cristalinas aguas, sólo que ahora lo hace para el disfrute del turismo. Él se encarga de dar a conocer la cultura, brindar información y dar algunas recomendaciones, sin olvidar que narrar algunas leyendas de la zona son unos de los pasatiempos que disfrutan grandes y chicos que le escuchan con religiosa atención.

Aventuras Naturales Yorkin es el nombre de la empresa que lo invita a vivir esta extraordinaria experiencia, los indígenas de la comunidad de ese mismo nombre, se han organizado y han desarrollado un bellísimo proyecto de turismo rural comunitario, en una finca que tiene un total de siete hectáreas.
A las orillas del río, un tepezcuintle se acerca al agua para saciar su sed, éste animalito recuerda que más adelante, cuatro kilómetros río arriba usted podría saciar cualquier curiosidad por la cultura bríbri.
Con el apoyo de Cooprena un grupo de familias ha puesto en marcha: Aventuras Naturales Yorkin, un proyecto que ha venido sustituyendo poco a poco la economía de producción y comercialización del cacao y el banano para dar paso a un tipo de actividad turística que es amigable con el medio ambiente, procurando no contaminar y preservar la naturaleza lo más intacta posible.
Cooprena es una organización pionera 100% costarricense, de base asociativa, que aporta productos innovadores a la diversidad turística de Costa Rica.
Antonio, dirigía la embarcación, a veces miraba a los tripulantes: a la izquierda, esa montaña es Bocas del Toro- Panamá, y del otro lado del río, a la derecha, es Costa Rica. Su vida ha cambiado ya que sus labores se han transformado con el paso del tiempo, del campo a la oportunidad de participar de ésta actividad que es el turismo rural, ahora es un gondolero que transporta a los turistas de Bambú a Yorkin y viceversa.
Cooprena colabora con la comunidad en la asesoría técnica y planificación con el objetivo de que, finalmente, la calidad de los servicios que se le ofrezca a los visitantes tanto nacionales como internacionales se conviertan en una experiencia que jamás olvidarán.

TURISMO: CAMBIO DE VIDA
Antes cuando observábamos algún animal que salía de la selva, de manera cautelosa sacábamos nuestras flechas para cazarlo ya que era la comida del día, ahora lo cuidamos porque la conservación de la belleza natural es lo que nos alimenta y nos motiva a salir adelante. Actualmente nos preocupamos porque el visitante aprecie lo mejor de nuestra cultura, indicó Hernández.

A pesar de que viste un jeans americano, pareciera que las raíces permanecen intactas, las tradiciones hay que mantenerlas, constituyen la herencia cultural para las futuras generaciones.
Una pared de roca sólida observa el paso de la panga cargada de ansiosos visitantes, esa muralla ha guardado un registro milenario de los viajes de los antepasados al transportar el cacao y el banano.
A sus 48 años muy bien conservados éste hombre de tez morena guarda el espíritu y la energía de un joven, de un abrir y cerrar de ojos, baja del trasporte, se emplea a fondo para vencer la corriente, porque aunque el medio de transporte cuenta con motor fuera de borda, en ocasiones, el trayecto le obliga a bajarse y jalar, en verano existen partes del río que se encuentran un poco secas, explicó.
El trayecto en balsa tarda en promedio, unas dos horas, sí el río está seco y cuarenta y cinco minutos sí ésta crecido. Luego de la travesía en panga, se debe caminar unos cinco minutos por los senderos rodeados de plantas de cacao, plátano y otras frutas, pasando por un camino en el que se puede apreciar una pequeñísima estructura que es el centro de salud y otro igual de limitado que sirve como centro de enseñanza.
Justo Hernández, hermano de Antonio libra un combate mano a mano con uno de los rápidos, los tripulantes se llenan de adrenalina, es emoción de la buena. Justo es otro de los integrantes del proyecto Aventuras Naturales Yorkin. Él dirige otra de las embarcaciones río arriba, con un movimiento rápido, se despoja de la caña que le sirve para impulsar el bote y se lanza rápidamente al agua, mientras los turistas solamente observan, todos llevan puestos chalecos salvavidas, son reglas que se deben cumplir al pie de la letra.
Las luces de las cámaras se disparan de forma compulsiva con el objetivo de lograr la mejor toma de ese emocionante instante, Justo sólo vuelve a ver a las cámaras y sonríe, para él, al igual que su hermano todo está bajo control, son años de experiencia en esas corrientes.

AVENTURAS NATURALES YORKIN
Muy temprano, doña Otilia Marín Waisa, antes de las seis de la mañana desmenuza una de las gallinas que servirá en el almuerzo a los huéspedes.
Mientras tanto, en San José, a la misma hora una moderna y cómoda unidad de transporte, equipada con aire acondicionado y dvd se encarga de recoger a los turistas, frente a las inmediaciones del Teatro Nacional. El viaje hasta la comunidad de Bambú tarda unas tres horas y media.
En el trayecto se realiza la primera parada en uno de los restaurantes de comidas típicas costarricenses, luego de pasar por el Parque Nacional Braulio Carrillo, una gran variedad de comidas locales y de la zona atlántica esperan para que usted las saboree: gallo pinto con huevos y natilla, patacones, pan bom, ceviches, y mucho más.
Don Guillermo Torres Torres, de 50 años, el líder del grupo y gerente de Aventuras Naturales Yorkin, revisa los caballos, los alimenta y los cepilla: en este momento tenemos cinco bestias pero sólo dos se puede montar porque las otras están preñadas.
Albín Torres Marín, guía bilingüe que: podemos realizar varias cosas para entretener a los turistas desde dar un paseo por los senderos y visitar las plantaciones de cacao, pasar por el puente colgante sobre el río, hasta visitas al otro lado del río, a Bocas del Toro- Panamá, lugar en el cual se pueden apreciar paisajes maravillosos, así como bañarse en la catarata de Colorado.
Antonio, el capitán de la panga se dirige hacia la orilla, el viaje en bote había finalizado: Ibe skena, le dice a Guillermo.
Ibe skena, responde Torres Torres, el anfitrión, el más viejo de la comunidad, que espera en tierra firme. Un amable señor, descalzo, con pantaloneta de fatiga y camisa blanca con nudo en la cintura saluda mientras sonríe y da la bienvenida a los visitantes. Luego de caminar cinco minutos por el bosque se arriba al destino final: Aventuras Naturales Yorkin.
Unos niños salen a recibir a los turistas, sus caritas irradian alegría, ellos son: Jeiner Steven Hernández; Jeaustin Steven Hernández y Antonio Torres Osmiel, de siete años los tres, saludan a los visitantes y les preguntan la procedencia mientras los conducen al comedor.
Doña Otilia esposa de don Guillermo da la bienvenida: deben estar cansados, pasen están en su casa, como les fue con el paseo en panga, seguidamente se dirige a la cocina y aparece una simpática joven, Eliza Romero quién ayuda a servir la mesa: ensalada de tomate y palmito, arroz, frijoles, y un exquisito pollo recién salido de la cocina a la leña de doña Otilia, es parte del manjar que se puede disfrutar.
Luego de almorzar se da un pequeño recorrido por el lugar, un moderno módulo recién construido, al estilo Yorkin- forma icónica y con materiales extraídos de la montaña como la suita y la chonta.
El lugar de descanso, fue levantado con el apoyo de Funde cooperación: en la primera planta cuenta con cómodas habitaciones, servicios sanitarios y en las partes superiores de las estructuras tiendas de campaña muy frescas con colchones y sábanas para descansar más cerca de las copas de los árboles y donde se pueden escuchar el canto de las aves, y una que otra chicharra.
La noche ha caído, el más viejo de la comunidad es el encargado, esta vez, de relatar las más diversas anécdotas: el baile típico de nuestra comunidad es El Sorbón- los hombres bailan en círculo abrazados al ritmo de los tambores, para un lado y para el otro, mientras el líder del grupo hace cantos en bríbri que sólo él conoce, las mujeres observan y poco a poco se van incorporando al baile, además se da la ingesta de chicha (bebida alcohólica).
Otra de las actividades que se pueden encontrar es la presentación de chocolate, en la cual el aroma a cacao inunda el lugar y hasta da ganas de meterle el dedo al moledor con la mezcla recién preparada, a la cual le agregan canela y maní, y sirve para preparar bebidas calientes frías o como postres, hay quienes vienen a Yorkin antojados del mejor chocolate, ninguno se le compara. Por cierto a media noche se sirve con unas tortillas de harina súper especiales, son pancitos recién horneados a la leña con quesito derretido, una delicia para chuparse los dedos.
La noche avanza con el concierto, afuera de los animales e insectos del lugar, adentro de las chozas con la presentación de guitarras a cargo de Antonio y Guillermo, expertos en ese difícil instrumento de cuerda.
Eliza Vega, otra de la integrante de aventuras afirma que de vez en cuando se ven luces que se levantan del suelo y de un momento a otro se desvanecen en el cielo: cuenta la leyenda que son avisos de los lugares en donde está escondido oro.

DESCUBRA LA CULTURA DE TALAMANCA
Son los sonidos de la montaña que nos dan los buenos días, combinado con los cacareos y quiquiriquí de los gallos de doña Otilia.
Luego de pasar una confortable noche en las habitaciones del lugar, un suculento desayuno espera para ser disfrutado: gallo pinto con huevos y natilla, pollito, tortillas, café ó chocolate.
Minutos más tarde una caminata nos muestra las plantaciones de cacao, las matas de banano, y se puede fotografiar algunas aves, observar los caballos que llegan a bañarse y tomar agua del río, desde las alturas del puente suspendido sobre el río Esquí.
Es media mañana, momento esplendido para deleitarse con una ducha, como la prefiera en los cómodos y equipados baños de Yorkin o al natural, en el río del mismo nombre, el agua es deliciosa, a esa hora.
El momento más temido por todos los visitantes se acerca, el de alejarse del lugar, ésta vez con don Guillermo en la canoa, el descenso es más rápido, la montaña observa con atención el paso de la canoa desde sus empinadas cumbres, el capitán orgulloso dirige la barcaza, con la satisfacción del deber cumplido, una gran sonrisa se dibuja en el rostro de todos los turistas es la mejor recompensa y aliento para seguir adelante.
La mezcla de tristeza y alegría porque hay que partir embarga el ambiente, sin embargo, aquellos que no deseen hacerlo pueden quedarse como voluntarios en Aventuras Naturales Yorkin, tiene un programa de voluntarios que recibe a familias, parejas y turistas tanto nacionales como internacionales y una variedad de temas a desarrollar.
Venga a conocer Talamanca por un muy buen precio y descubrir un lugar de otro mundo, llame al 290-86-46 200-5211, o escriba al correo: info@turismoruralcr.com
Aparte su lugar, de seguro usted también quedará hechizado por los paisajes, cultura, leyendas y, por supuesto, el calor humano de su gente. Bule- bule amigos, (hasta pronto).